Capsubloide (a Tatilu)

Cuando te cuelgas oblicua de las uñas de la desesperación
Los tejidos de tus angustias te asfixian
Lágrimas de sal
Lágrimas de ocres sabores testiculares
Lágrimas de insomnios aplastantes

Como púas herrumbradas

Y aunque te explico cortésmente
Que al dolor debes de mirarlo a los ojos
Y enfrentar su amarilla pupila de látigo

Tú huyes
Ágilmente

Por los atajos meandrosos
De tus neuronas apagadas
Toxina por toxina

Aún así te quiero

Mi fabulosa Reina de las Pastillas

Aqui también hay pus

Blog Widget by LinkWithin

Perseguidores de pesadillas

Bitacoros foraneos