Tegumentonix (a Sil. Ap.)

(lo escribi hace mucho)

¡Ay! Tu piel
Cofre durazno que encierra tus ónices y ágatas
Sin llaves, cerraduras candados de moral
Guarda tu poderosa incandescencia
Hasta enceguecer de fluorescencia
Mis oscuras manchas

¡Ay! Tu piel
Largo atuendo de dolor
Recibe el punzante lamer
De mis ojos
Sin mellarse nada
Ni tus deseos

¡Ay! Tu piel
Desierto de terciopelo
El ulular de mis manos quieren recorren
Tus dunas tibias y sedosas
Almibaradas de sol

¡Ay! Tu piel
Quisiera ser tu piel
Y envolverte
No con estos escasos brazos
Ínfimos, atrofiados de soledad
Si no en tu extrema distancia
En tu absoluta y brillante totalidad

¡Ay! Tu piel
Puedo oler el néctar de tus prados
Cubiertos de besos
Arqueológicos y sedientos
De tu alcorzado sudor

¡Ay, si tuviera tu piel!
Empañada se deslizaría en medio de la noche
Por entre mis dedos
Y comenzaría a ser mi piel

Aqui también hay pus

Blog Widget by LinkWithin

Perseguidores de pesadillas

Bitacoros foraneos