Kakawangst

Que fácil perforarse con la golosina
Si el amanecer no te calma
Los brotes histéricos de lujuria

Si te asusta mover las vértebras
Al ritmo de los tam-tam milenarios
Si las miradas de porcelana
Te taladran con su inapetencia

Claro, ya sé
Es más fácil inyectarte bengalas de chocolate
Empuñándolos corajuda
Contra el dolor tus labios sonrientes
Contra la soledad de tus espaldas desiertas

Y yo aquí desesperadamente
Queriendo soltar las manos mi alma
Para soltar las manos
De tu alma desesperada

Acercando mis soles naranjas
A tu horizonte libre
Deseando el crepúsculo de tu jaula de fracasos
Y las endorfinas que lamentas

Pero no sé como

Vas fácilmente y te compras un chocolate

¿Tienes tanto miedo?
¿Tengo tanto miedo?

Si pudiera quitarme el envoltorio
Sería tu chocolate

Aqui también hay pus

Blog Widget by LinkWithin

Perseguidores de pesadillas

Bitacoros foraneos