Hesperdigon

Por ello es que no existen los niños
De ojos herrumbrados llorando de hambre
Justo en el momento ecológico de tu eructo satisfecho

La indiferencia es tu primer arma poderosa

La segunda son tus genitales tibios

Aqui también hay pus

Blog Widget by LinkWithin

Perseguidores de pesadillas

Bitacoros foraneos