Malma

Porque quise refugiarme en tus bosques
Cuando estaba mojado y embebido
Por no ser yo el bosque
Soy un mal marido

Por pretender ser grano de arena en esta sociedad
Por dejar de ser un loco poeta divertido
Por querer afiliarme al sistema
Soy un mal marido

Por asquearme de preguntar acerca de tus deseos
Y descubrirme in frraganti en un malentendido
Por no sentirme deseado
Soy un mal marido

Por no ser un guerrero inescrupuloso y sin entrañas
Por no tener el filo de tu pasado aguerrido
Por querer abrazar nuestras flores
Soy un mal marido

Por estar así amanecido
Con el corazón totalmente vencido
Olvidado del gorjeo de mis latidos
Buscando un sueño que de sentido
A este ultrajado puño malherido
De golpear este papel aturdido
Que quiere con los ojos desvestidos
Ver la esperanza remota de otro nido

¿Sigo siendo un mal marido?

Vos que tenés trabajo y oro en tus alforjas
Por tus largas piernas y tu boca fogosa
Por tu mirada de espada y tu índice de diosa

Supongo

Serás una buena esposa

Que se entere el otro.

Aqui también hay pus

Blog Widget by LinkWithin

Perseguidores de pesadillas

Bitacoros foraneos