Cuenco de manos para niños (A Clo y Jo)

Una pradera cubierta de caramelos
Con un sótano de misterios frescos
Una casita en un árbol
Una escalera de besos

Un sol con temperatura de abrazo
Pasando sus dedos tibios en sus cabellos
Una cocina de invierno con risas en la mesa
Una almohada de cesped para ver las estrellas

Y poder mostrarle el vuelo de la mariposa
Y escuchar su asombro con dulzura
Y enseñarle la danza de la Luna
Al contarle historias asombrosas

Que vean en un vaso una aventura de piratas
Que vuelen al espacio en una nave de silla y almohadón
Que conquisten la cima inalcanzable de un monton de arena
Que escuchen realmente el mar en un caracol

La palma abierta de nuestras almas
Será el patio de nuestros niños

El puño cerrado de nuestros coraje
Será su refugio

Que así sea

Aqui también hay pus

Blog Widget by LinkWithin

Perseguidores de pesadillas

Bitacoros foraneos