Keep Chou

Puedo usar mis amarillentos intestinos
Como dulces condones
Enjuagándolos delicadamente
Arrojando al cielo
Los jugos espesos de mis tranquilos almuerzos
Para evitar las acarameladas infecciones

De tu mente vaginal
De mis perversiones prepuciales

Aún así no te garantizo
Que la serpiente solitaria de mi soledad
No invada tus trompas y tus infundíbulos
Y se enrrosque hasta ahogar tu tonta fertilidad

De la cual no estabas segura

Por la que me dijiste:
—¡Te amo!

Y quisiste decir:
—¡Se mi semental!

Sacaste lo mejor de mí
—¿Tu semen?
—¡No, estúpida, mis hijos!

Aqui también hay pus

Blog Widget by LinkWithin

Perseguidores de pesadillas

Bitacoros foraneos